Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

jueves, 8 de noviembre de 2012

Te dejé para luego y no volví, porquè no encontré tus huellas




Te dejé para luego y no volví,
porque no encontré tus huellas





Buscando una historia perdida porque siempre dan sueño, encontré la charla de una almohada:

Las almohadas viejas tienen memoria y no saben qué hacer con los pensamientos que nos roban, buscan su rehén que pagará el rescate.

Las almohadas viejas,  tienen la misión de recordar olvidos, devuelven ausencias rebeldes, secuestran intenciones  de los recuerdos que estorban.

Provocan insomnio y reclaman atención, desean charlar, rumiar y heredar pensamientos con palabras que quieren vivir, buscando el pretexto que las acoja.

Las almohadas viejas  amparan las vivencias añejas  y como las vidas sin motivo construyen las historias perdidas.

¿Qué cuales son las historias perdidas?

Son las historias llenas de letras y vacías de detalles, la historia que tienes que buscar para saber que existe, la que ya no hace sentir, la sensación que ya no pelea para existir.

Las historias perdidas son como las personas que hablan de cosas, porque no reflexionan.

Cuando una almohada  quiere platicar el sueño se va,
Hablar sola es,
dejar que las letras alcancen tus pensamientos y,
Cuando las letras no pueden construir….

Estás pensando en una historia perdida, con el quién sepultado en los sin motivos con razón.


¡No es lo mismo!  
Historias perdidas que historias tristes.



Balaustre

Traigo perdida una historia ¿La encontraré en mi almohada? 
No, porque este amor es de letras