Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

domingo, 17 de enero de 2016

Mis entrelíneas de La ladrona de libros






Mis entrelíneas de La ladrona de libros


http://www.sdpnoticias.com/nacional/2016/01/17/mis-entrelineas-de-la-ladrona-de-libros






Ignoro si en la vida se puede concatenar las intenciones de las historias que el antojo hurta, y a veces también inventa. 


La ladrona de libros fue amante de lo ajeno y en ello, encontró la incertidumbre como la adrenalina sin saber que la vida no es una espera, aunque se necesite paciencia y sosiego para descubrir la magia en la sorpresa cuando la vida le obsequia un autor.

Robar un libro no es compartir, es como olvidar a las personas antes de que se vayan con su trozo de vida que ya no cargan. Guardar ternura y amar para cuando la hoguera se apague; ¡porque se apaga! porque se extingue a veces pronto, a veces siempre, como el color del amor.

Un libro robado es el abrazo necesario que llega cuando ya no hay prisa. Guardar historias y esperar afectos son la sombra silenciosa que siempre acecha pero jamás rebasa, como si esperara una lluvia sin motivo. La lluvia es la infantería que resguarda a la nostalgia.

A diferencia de La ladrona de libros que atesoró historias hasta que aprendió a leer, los que no robamos libros aprendemos a valorar cuando ya no hay sorpresas.

La ladrona de libros de Markus Zusak es un rumor con esperanza.


Balaustre: 

A la soledad yo le daría una bicicleta, un patín del diablo y puede que hasta un papalote pero nunca una silla.