Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

viernes, 5 de noviembre de 2010

Tu violencia es tu impotencia

Esta semana escuché ¿cual violencia es más grave? La violencia y su gravedad se determinan en la decisión de permanecer en el padecimiento de malos tratos que se producen en episodios, ciclos y fases.


Fase de tensión. Primera fase donde comienzan los insultos y las primeras demostraciones de violencia; pueden durar desde horas, días, hasta meses, el agresor manifiesta su hostilidad, pero no de manera extrema. Fase de agresión. Puede ò no llevar a una descarga de violencia física, se producen los comportamientos violentos graves en forma de abusos físicos, psicológicos, sexuales, materiales o sociales, el hombre, una vez que golpea a la mujer, que la agrede, cesa la violencia, porque se ha desahogado ò porque ha conseguido los fines que perseguía con la agresión. Fase de conciliación o de arrepentimiento.

La fase de arrepentimiento, la primera vez que un hombre pega a una mujer, se arrepiente de lo que ha hecho. Ha roto un tabú, no hay hombre que no sea consciente de que lo que está haciendo está mal hecho, en las primeras agresiones existe siempre la fase de arrepentimiento que puede ser verbalizada o no, pero el hombre se muestra conciliador, se muestra amable o cariñoso, trata de recuperar la relación y muchas mujeres quieren creer que eso va a ser así, que ha sido un hecho puntual, que no va a volver a ocurrir, que ha sido víctima de su pareja y el ha sido víctima de las circunstancias que están ocurriendo, decide creer cuando le escucha el arrepentimiento que efectivamente no volverá ocurrir, se van alternando periodos de afecto con periodos de violencia, ciclos repetitivos en periodos ò intervalos reducidos y aumentando la intensidad en cada evento. Después el arrepentimiento desaparece.

La violencia puede iniciar y manifestarse de diversas formas e inverosímiles maneras, la máscara del interés, atracción, amor, romance y conquista con sus adulaciones y arrumacos característicos en la primera etapa de una relación o posible noviazgo, tiempo para conocerse, cuando se omite la sinceridad el objetivo de la etapa y origen de romance y conquista no se logra, dificultando identificar los indicios que siempre hay pero jamás nos alertan.

Los conceptos erróneos que tenemos de la violencia generalmente la relacionamos a golpes físicos; maltrato físico: Provoca daños en el cuerpo de la mujer, pudiendo producir fracturas, heridas, contusiones, hematomas e incluso, la muerte, tipo de maltrato que deja secuelas físicas: Bofetadas y golpes quemaduras, pellizcos, tirones de cabello y pinchazos, empujones, lanzamiento de objetos y uso de armas, intento de asesinar, estrangular o provocar abortos.

Maltrato psicológico y/o verbal: Es aquel que produce desvalorización o sufrimiento en las mujeres. Esta es la violencia más difícil de delimitar, se refiere a conductas de humillación, amedrentamiento, humillación que persiguen la anulación de la autoestima de la víctima: humillación intensa y continuada, ridiculizaciones, amenazas de violencia física, cambios de humor sin lógica y gritos, desaprobación continua, descalificaciones, aislamiento, control y vigilancia de la mujer, Insistencia en considerar a la víctima tonta, estúpida e inútil destrucción de objetos con valor sentimental, privación de las necesidades básicas como por ejemplo el alimento, el sueño, conductas verbales coercitivas como insultos reiterados.

Disuadimos la violencia verbal en algo habitual, atribuible al estrés, exacerbación momentánea, coraje desmedido sin mala intención o mal canalizado sin comprender y dimensionar que en la primera disculpa, justificación, perdón, tolerancia a la primera ofensa con ò sin palabras altisonantes hacia tu persona y/o tema relacionado, entorno, familia, preferencia, gusto, en forma de crítica, burla, reprobación u ofensa: estúpida, gorda, distraída, tonta, buena para nada, fea, perezosa, voluntariosa, egoísta, acompañados delicadas manera y cariñosas palabras que aumentan la confusión para concederle tolerancia, es el principio de un doloroso camino donde cada minuto y aumentando con los días se debilita el autoestima, el patrón conductual de los violentos tienen y siguen un perfil y las etapas no varían, la violencia física se presentará en los tiempos que dependen de la personalidad de la víctima, como algunos factores que pueden ò no interferir (sustancias adictivas) para detonar la gravedad de la situación.

La presencia repentina irrumpiendo un compromiso profesional o personal, en lugar público o privadamente, sonriente y con una flor, estropeando acuerdos y agendas es manipulación e imposición, sembrar insidia en rededor principalmente tu familia con el propósito de aislarte, exigencia y/o presión a la maternidad, posesión e invasión a tu tiempo, espacio, hurgar personalísimos, chantaje y soborno en tu desarrollo profesional, menospreciando actitudes y aptitudes, con la insana intención de deteriorar tu solvencia e independencia económica y con ello la sumisión puede tornarse grave, son indicadores con ò sin disfraz.

La Información en éste tema es ampliamente difundida sin omisión, pero nunca acudimos a prevención especializada para hechos o eventos fortuitos de infortunios, nadie nos preparamos para posibles etapas de amargura, el aprendizaje se vive en el proceso de la experiencia y sobrevivirla te obliga a no repetirla, ser empática y solidaria con cada mujer de este planeta que no merece ser vulnerada en ninguna de las acepciones de maltrato.

Validar la violencia con silencio por miedo, sumisión, ignorancia, religiosidad, vergüenza, falta de recursos, necesidad de compañía o temerle a la soledad, es perder un latido de tu corazón cada día, un sueño roto cada hora, renuncias a la posibilidad de vivir la vida con respeto, dignidad y suficiencia disfrutando de tu paz interior diariamente.

Hay dos tipos de hombre maltratador: La dependencia emocional es tema muy importante. Muchos hombres tienen como único referente afectivo en su vida a sus parejas, la idea de perderlas les resulta devastadora y probablemente esa dependencia emocional, producto de una incapacidad de expresar emociones, incapacidad para desarrollar relaciones íntimas con otros, las relaciones de amistad superfluas, es un mundo de miedos, la única persona con la que se sienten más seguros es su pareja y la idea de que su pareja pueda dejarles no la pueden tolerar.

El segundo tipo de maltratador es inmaduro y normalmente culpa a los demás, nunca asume la responsabilidad.

Vivir sin compañía es intimar con tu ser y escuchar su voz, perdurar al lado de quien asesina tu esencia, permanecer en soledad con compañía es cobardía hecha verdad.

Permanecer sorda al dolor del ser interior que agoniza en vida, sucumbiendo ante el monstruo que le concediste autoridad, haciéndolo fuerte con tu miedo y resignación a la oscuridad sin magia y fantasía. La diferencia entre vivir o permanecer son cinco minutos difíciles; con dudas, miedos, temores, tristeza, desilusión, fracaso, llanto, derrota, vergüenza, culpa y un dolor incomparable.... ¡pronto pasa! dejando solo una sensación que no se olvida, solo cinco minutos para contemplar, dilucidar, proyectar ante dos alternativas con etapas difíciles y una diferencia; salvar el brillo de una mirada que no bajarás, mirada que transparentará el alma de quien emprende con decisión la independencia con satisfacción, responsablemente asumiendo el propio bienestar, seguridad y felicidad.

¿Cómo ayudar a una mujer abusada? La verdadera esencia del SER es estar, una sombra de protección, respeto, apoyo, solidaridad, cerca y alerta para cualquier imprevisto y lo suficientemente lejos para no opinar, presionar, imponer ò interferir en la reflexión más difícil, aceptar la culpa y perdonar el error de la equivocación al elegir erróneamente la pareja y conjuntamente la aceptación del abuso.

En algún momento de nuestras vidas todas tenemos, una amiga tonta de la que recibirás el peor consejo de desesperanza, una amiga envidiosa que desalentará con el silencio y una amiga hipócrita que con mesura reprobará tu decisión porque vive y comprende tu situación sin admitirlo.

La mejor opción es acudir a profesionales: Un psicólogo y un abogado para proveerte de certidumbre, dos seres maravillosos que no te abandonarán, leales, solícitos y compañeros de viaje en ésta experiencia de vida: PARA GRANDES MALES, GRANDES REMEDIOS.



"Mientras no hayas conocido el infierno... el paraíso no será lo suficientemente bueno para ti". Proverbio kurdo