Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

domingo, 25 de septiembre de 2011

La densidad del lenguaje figurado. SDPnoticias.com

SDPnoticias.com

YOLANDA VALENZUELA
@yovaro
2011-09-25



Lourdes Ruíz, aproximadamente 40 años,  reina del albur,   campeona  desde 1997 en DF, imparte talleres para alburear con lenguaje fino, en la Morelos, es tendera y vive en Tepito e imparte una vez al mes talleres sobre este lenguaje popular de doble sentido con alusiones sexuales; con llenos totales sus cursos,  añade que incluso le solicitan clases particulares.


El albur desde el campo de lingüística, retórica, teoría literaria, semiótica, historia, sociología  y con un parentesco  particular utilizado en el teatro de carpa, como una contienda de esgrima verbal, suscitada de improviso en circunstancias que propician un diálogo barroco.


Tradicionalmente el albur dado entre varones; instaura atmósfera teatral de cariz carnavalesco, crea una pausa de esparcimiento hilarante, inspira alegría o motiva  risa, diálogo enmascarado que posee dos niveles: sentido literal y figurado además de  configurar un lenguaje secreto y lúdico; es decir “jerga” juguetona con  dialecto social.  Helena Beristáin Díaz.       Universidad Nacional Autónoma de México.


El albur especializado, humorístico y enmascarado, apunta, juega y sugiere funciones corporales y, sobre todo, el acto sexual, El albur es el último vestigio del lenguaje de los dioses.  Revela nuestra capacidad y nuestro origen multicultural y multilingüe. Tenemos 62 lenguas prehispánicas vivas, genéticamente se nos facilitan los idiomas y la resolución de problemas por medio de la abstracción, que al comprender dos ideas simultáneamente, nuestra velocidad de proceso es más rápida.


Definición de  la Real Academia de la Lengua Española: Juego de palabras de doble sentido: Haciéndose una competencia sexual en tono de broma entre los participantes,  gana el que deja callado, sin posibilidad de respuesta, a su interlocutor.


El albur es un fenómeno característico de los habitantes de la ciudad de México, pero también se practica en muchas regiones hispanohablantes, durante años su uso se atribuyó sobre todo a personas de escasa educación, por lo que se le relacionaba con groserías y majaderías, siempre frecuente del lenguaje propio en caliche: Jerga/ lenguaje especial de ciertas profesiones.


La complejidad y estructura alburera atrae a personas de nivel cultural sobresaliente, las cuales buscan e incluso elaboran un albur más sutil y difícil, ya que las expresiones deben evitar toda connotación grosera o peyorativa, en sentido estricto el albur tiene sus reglas, sin embargo en la mayoría de sus casos termina en un doble sentido ordinario de acepción  casi siempre sexual.


Mi perplejidad radica: En la relación que Lulú la profesora de albur señala: “Mujer inteligente debe dominar el albur”, para que no les vean la cara de tontas, ¿sabiendo albur lo evitas?

1.- "Alburear es un arma de combate femenina"

2.- “El albur es un arma femenina, da fuerza a las mujeres”,

3.- "Siempre minimizan a la mujer sobre lo que podemos y no podemos entender. Nosotras no somos menos que los hombres y por eso debemos aprender este lenguaje"


A sus talleres llega todo tipo de público, en su mayoría mujeres de todo el país,  que se muestran interesadas por aprender este juego de palabras, aseguró para  EL UNIVERSAL DF. http://www.eluniversaldf.mx/cuauhtemoc/nota28095.html


Encontré mucha información pero ninguna ratifica o corrobora la tendencia puntualizada por la profesora del albur, lo que me lleva a concluir: es el medio donde te desenvuelves, lo que le da el contexto e importancia al dominio del albur, su utilización  contiene excepciones de investigación artística y/o lingüística, me parece que no podemos juzgarlo, es  sujeto de estudio, e incorrectamente podemos citar que denota  contenido mínimo intelectual sin tomar en cuenta que su estructura presenta   complejidad:

a) Calambur. Se juntan el juego de palabras (casi homónimas)

b) Paronomasia  tablas en lugar de tabas, (varios fonemas análogos)

c) Aféresis Como el apócope en la misma palabra: on, por dónde (donde).

d) Dilogía, significados sobrepuestos,  que  asemejan por el sonido y difieren por el sentido.

e) Síncopa  superponen una implícita (sustitución de veías por vías)

f) Epéntesis Agregar letras


El bien hablar incluye, evitar  mezclar acepciones sexuales en la conversación para no  deformar la ideas y nuestra lengua pero el hecho de entenderlo no obliga utilizarlo. Resalta nuestras habilidades genéticas positivamente  por el ejercicio de una inteligencia superior y/o dominio de los idiomas, aprovechemos las ventajas de un mundo cada vez más comunicado.


“Alburear es un arma de combate femenina” dice Lulú, en lo personal sigo pensando que la mejor defensa es el bien hablar y mejor escribir, no me parece apropiado la utilización del albur y si necesario aprender a expresarnos objetiva y directamente dejando a un lado  el sentido emocional que a veces nos complica los temas sencillos, sin olvidar que ¡La sutileza es un arte!   donde las palabras dicen todo, sin puntualizar nada. 




P.D. “Después de saber cuándo debemos aprovechar una oportunidad, lo más importante es saber cuándo debemos renunciar a una ventaja”.  Disraeli