Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

viernes, 9 de septiembre de 2011

María Pistolas. Mujer Revolucionaria

SDPnoticias.com

Yolanda Valenzuela
@yovaro
2011-09-09

Combatiente en la Revolución Mexicana, María Arias Bernal nació en la ciudad de México en 1884. A la edad de 18 años se graduó como profesora, profesión que ejerció hasta 1913 cuando se desempeñaba como subdirectora de la escuela Corregidora de Querétaro y se unió al movimiento Maderista.

Conocida también como María Pistolas, ejemplo de lucha demostrado para liberar al país del yugo de Victoriano Huerta tras del derrocamiento de Porfirio Díaz y el asesinato de Francisco I. Madero. María formó el Club Femenil “Lealtad” para manifestarse en contra de los abusos de Huerta.

En esta empresa la apoyaron Dolores Sotomayor, Inés Malváez y María Luisa Rojas con las cuales organizó manifestaciones semanales en donde se pronunciaban discursos, se leían poemas y composiciones junto a la tumba de Francisco I. Madero.
María Arias Bernal fue encarcelada por ello en más de una ocasión pero siguió trabajando por la causa Revolucionaria. Su labor fue reconocida por Álvaro Obregón, quien a su llegada a la Ciudad de México le entregó su pistola como homenaje a su valor, lo que le ganó el apelativo de “María Pistolas”.

María Pistolas, murió en la Ciudad de México a la edad de 39 años.

La lucha armada Revolucionaria (1910-1917) contó con la participación mujeres que no se limita a las soldaderas; mujeres de diferentes facciones y desde los distintos frentes, grupos, sectores y clases que trataban de dar forma a una nueva nación.

Un proyecto nacionalista que involucró y movilizó al campesino la población más numerosa de esos años, a los obreros, a las clases medias y la burguesía nacional.
Con expectativas diferentes y a veces contradictorias se integraron a las distintas facciones Revolucionarias que contendieron en la guerra civil.

Desde el movimiento precursor Magonista que actuó como fuerza de oposición a Díaz, el Maderismo y Constitucionalismo que enarbolaron la bandera de la democracia, hasta la contrarrevolución Huertista y los movimientos populares: Villismo y Zapatismo, actuaron todos en defensa de sus programas y objetivos de lucha, a veces haciendo un frente común, otras en forma independiente, otras más enfrentándose entre sí.

La promulgación de una nueva Constitución en 1917 cierra un ciclo de guerra civil y encauza al país por la vía Institucional, al cabo de una década de lucha que logró transformar al país.

Todos estos acontecimientos que fueron modificando a México, también fueron transformando la vida de las mujeres.

La influencia de los movimientos feministas Europeos y del sufragista Estadunidense se deja sentir en los escritos de un grupo de mujeres, que se convierten en portavoces de las ideas emancipadoras, aprovechando el espíritu progresista e innovador de la época.

Desde finales del siglo XIX la prensa constituyó el espacio donde ese sector femenino expresó la necesidad de redefinir no sólo la función social de la mujer, sino de luchar por su emancipación por medio del estudio y del trabajo remunerado, constantemente atacadas y criticadas con comentarios discriminatorios: "Las mujeres que hablan de feminismo no son buenas, quieren llamarse en vez de malas, adelantadas y liberales, que es nombre que suena mejor".

¿Qué significa hablar de la presencia de las mujeres en la Revolución Mexicana?

La Historia Mexicana podría reescribirse a través de los ojos de la mujer para recuperarlas como sujetos históricos que lucharon y participaron en forma comprometida, en diversas etapas del proceso, audaces mujeres Revolucionarias que buscan que su historia no corra paralela, sino converja en una sola…… La Historia Nacional.


P.D. “Dadle a una mujer el calzado apropiado y conquistará el mundo” Bette Midler