Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

viernes, 16 de septiembre de 2011

Cuatro acuerdos polìticos de la Revoluciòn Mexicana

SDPnoticias.com

YOLANDA VALENZUELA
@yovaro
2011-09-16



Se debe  considerar, como aportaciones básicas al contenido de la Constitución de 1917, los cuatro planes ò acuerdos políticos fundamentales de la Revolución Mexicana, ya que sus enunciados repercuten en los debates del Constituyente de Querétaro y  la redacción de la Carta Magna vigente. 

Establece todo un cuerpo de doctrinas, además del conjunto de propósitos dirigidos a lograr la liberación económica y la justicia social en beneficio de nuestro pueblo.



El Plan del Partido Liberal, 1906.


En  la lucha por la organización política de México, los liberales pugnaron por establecer una República Federal y los conservadores por una República Central. La adopción del Federalismo en la Constitución de 1857 significó el triunfo de las ideas del Partido Liberal y el reconocimiento de la bondad de este sistema para regir la organización política de México.



El Plan de San Luis, 1910.


Firmado por don Francisco l. Madero, después de declarar fraudulentas y  nulas las recientes elecciones presidenciales, se desconocía al gobierno del General Porfirio Díaz,  como a todas las autoridades Federales y locales. En el mismo plan apuntaba ya el principio de la Reforma Agraria con el anuncio de que se haría justicia a los pequeños propietarios, en su mayoría indígenas, víctimas del despojo de sus terrenos por la aplicación de una práctica ley sobre terrenos baldíos.




El Plan de Ayala, 1911. 


El tercer documento es bandera del movimiento agrario Zapatista  en el cual, luego de protestar por la conducta conciliatoria del Presidente Madero, quien por exceso de bondad y confianza dejó en pie buena parte del régimen Porfiriano, adiciona el Plan de San Luis con una más plena y radical acción agraria. Para este efecto establece como meta la expropiación de un tercio de las propiedades rurales, a fin de que los pueblos obtengan sus ejidos, predios legales y campos de sembradlo o de labor para los ciudadanos individualmente, y advierte que los dueños de tierras que se opongan a la realización del Plan, perderán sus propiedades.




El Plan de Guadalupe, 1913.  


Documento  con sus adiciones,  aparte de radicar la legalidad del movimiento Constitucionalista contra la usurpación de Victoriano Huerta, define las ideas y los propósitos fundamentales de Don Venustiano Carranza de crear nuevas bases políticas, sociales y económicas en beneficio de todos los mexicanos, eliminando  fórmulas de dominio y sistemas de ignominiosa explotación, perfeccionados inhumanamente en el curso del régimen del general Díaz.





P.D. A los vivos se les debe respeto, a los muertos, nada más que verdad. Voltaire