Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

domingo, 6 de junio de 2010

LA REIVINDICACION DEL BURRO

Yolanda Valenzuela
(@yovaro)

06 de Junio, 2010 


El burro mexicano en peligro de extinción. Mientras que en otras partes del mundo la demanda de asnos va a la alza, en México hay cada vez menos ejemplares de estos emblemáticos animales. ¡Quién lo diría!


En la presentación del libro en la Universidad de Sonora, Campus Santa Ana, "Apuntes sobre las colonias agrícolas de Santa Ana" del Profesor Javier Méndez Morales, el autor hacía referencia a las particularidades de los caminos rurales (vecinales) en los años 50, con naturalidad se apreciaban los asnos entre otros y comparativamente se deducía la extinción en los tiempos actuales: "Ya no hay burros", se expresó el autor, y en ese preciso comentario se pone de pie el presidente municipal (2003-2006) interrumpiendo la presentación para abandonar la sala. (¡Como que no hay burros!, comentario personal).


En los caminos rurales no es tan común encontrar el espécimen en mención, sin embargo atribuyo la particularidad a la necesidad de cambiar de escenario, porque no deja de ser ambiciosos volverse emblemáticos en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República porque "cada cabeza es un burro, no hay inteligencia política".

Hablar de tarados es enaltecerlos, resulta inevitable puntualizar la ignorancia en grado superlativo de los representantes del pueblo, reforzando el concepto con iniciativas estúpidas y ser recordado en la posteridad. Uno de los especímenes que se siente músico de la Cámara de Diputados; propuso iniciativa para cobrar un impuesto de 8% adicional a todos los aparatos electrónicos y medios electromagnéticos que sirvan para almacenar, transportar, reproducir y/o copiar archivos de: música, libros, películas, con la finalidad del impuesto sea repartido entre los autores de las obras.

La recua de representantes que supongo cuando toman un libro se les cae de las manos, antes de apropiarse del contenido, no están interesados en el adelanto tecnológico y la gama de posibilidades que se conquista con ello, la intelectualidad como el conocimiento e información del mundo que nos rodea se lleva inmerso en la cotidianidad de las actividades, en la practicidad, organización, multifuncionalidad y optimización del tiempo con en el uso de teléfonos inteligentes y portátiles a nuestra disposición.

En lo no escrito de la iniciativa advierto: preocupación de los representantes, funcionarios y dirigentes por la apertura masiva virtual y lo que esto conlleva para sus oscuros y malsanos intereses, como nunca los ciudadanos tenemos un espacio para opinar libremente de los temas que nos interesan, social, político y económico, los constantes abusos e incongruencias nos motivaron a la unión, manifestándonos con ideas homogéneas en las diferentes redes sociales, lo cual pronto les pasará factura en las urnas, anteponiéndose a los hechos se me hace poco el ocho por ciento propuesto, sin dejar de mencionar que las verdaderas intenciones es lograr la manipulación de dichos medios, verdadero motivo por el cual solo un mínimo de figuras públicas del ámbito político acogieron con agrado el espacio de comunicación virtual de las redes sociales.

Me preocupa que como siempre hay un amplio sector desprotegido económicamente que le impide permanecer a la vanguardia en medios electrónicos, información y conocimientos, razón para no erradicar la ignorancia, es preferible darles comida que conocimientos y hábilmente asegurar con manipulación la permanencia en el poder.

Hoy como nunca los miembros de las principales redes sociales debemos estar unidos y alertas a cualquier tipo de censura que pudiese manifestarse por presión política, si cada miembro de las diferentes comunidades virtuales adoptáramos a uno o dos ciudadanos sin recursos informativos, comprometiéndonos con una síntesis informativa del acontecer social-político de nuestro entorno, ¿se imaginan cuantos votos razonados obtendríamos?

Con referencia al asno es altamente ofensiva la confusión porque como animal de carga cumplió en el tiempo su misión.

La responsabilidad del ciudadano es reconocer los diferentes perfiles en las opciones, razonar el voto es el deber ser porque al emitirlo facultamos el poder.