Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

domingo, 26 de abril de 2015

La historia puerca del día










La historia puerca del día








¡Que puercas son! Tomen áloe



Me voy a callar, no voy a decir nada, no huelo no huelo. 
Es mi coco, callar.




Decía mi abuelita que el mucho peerse descompone el cieso.



Tomen áloe, si ya lo tienen descompuesto, se les seguirán saliendo sus ventosidades, pero, nadie podrá decirles: 
¡Zumberas pedorras!



Y seguí bailando, como la cigarra aunque ella, todos sabemos,
¡cantaba! 
que hubiera sido imposible con olor a pedo.



Mi abuelita era de pocas palabras, no volteaba, observaba con la periferia del ojo, creo que así se llama el rabillo del ojo, o blanco del ojo como me gusta decir a mí.



Y yo, que fui la única nieta de su única hija mujer, y, de todos sus nietos la menor, siempre m corrigió:



Endereza la espalda, mentón erguido, hombros atrás, sume el estómago, no flexiones las rodillas y aprieta todo, pisa firme como si llevaras plomo en el zapato, pero vuela con la mirada. 


Así recuerdo a mi manina, en cada paso. Y quieren que camine rápido, ¡imposible! 
Primero me arroyan antes que apurar el paso.




¡Lo que se hereda no se hurta!








Balaustre:
Evocar un recuerdo bello de un pedo, es actitud