Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

viernes, 13 de agosto de 2010

Respeto a la investidura

Yolanda Valenzuela
(@yovaro)

13 de August, 2010 


La cuna no se improvisa: dirían los abuelos. Es verdad, pero todos podemos aprender civismo, urbanidad y protocolo, la cortesía es el simulacro de la virtud (André Comte-Sponville).

Urbanidad es el conjunto de reglas que debemos observar para comunicar con elegancia obras y palabras, otorgar respeto merecido o inmerecido por cortesía, asumiendo que tu lugar termina cuando encantando con presencia y estilo reconoces el ámbito ajeno.

Observar modales excelentes expresan el nivel de conciencia que prodigamos a la dignidad de los demás, se transmiten desde la infancia por medio de la educación familiar e imitando a los mayores, inician por disciplina y obligación volviéndose un hábito, toque distintivo de personalidad, irradiando elegancia, sencillez y buen gusto.

El tacto o refinamiento es el mayor grado de la cortesía, arte de evitar a los demás incomodidad, para ello es necesario utilizar el tono debido, actitud precisa con cada persona, presentir, adivinar sentimientos, sensaciones, cultivar el don de agradar en toda ocasión, respetar las condiciones sociales, considerando el valor intrínseco del individuo, respetar opiniones, inclinaciones, caprichos, usos, costumbres, defectos físicos, morales y adaptarse a las situaciones imprevistas, elegir la mejor oportunidad para cada acción evitando impresiones desagradables, palabras molestas, observaciones, faltas de delicadeza, preguntas impropias o temas personalísimos.

Es importante someterse a la etiqueta establecida como parte esencial del protocolo en los usos, estilos y costumbres que se observan en el desarrollo público y privado de reuniones laborales, sociales y familiares, según nacionalidad, pueblo, institución y familia.

Las normas de convivencia cambian y se adecuan a la velocidad con que vivimos, el "Manual de Urbanidad y buenas maneras". Manuel Antonio Carreño y "Virtudes públicas". Victoria Camps, quizá sean libros pasados de moda, una reliquia ò antigüedad, pero en la vida pública observamos algunos personajes que lo siguen necesitando.

La presencia agradable y oportuna de una persona considerada se distingue: notoriedad espontanea, rodeada del cariño de los demás, manifestando dignidad, discreción y delicadeza, no es raro que cultiven buenas relaciones, ocupando laboral y socialmente una posición ventajosa.

La próxima vez que te moleste respetar la investidura ò cargo de quien juzgas inferior en capacidad, actitud e intelecto, es mejor opción recordar:

Es la oportunidad que cediste por no hacer lo suficiente para merecerlo y ocuparlo ¡Tú!