Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

lunes, 30 de agosto de 2010

Las mujeres feas

Yolanda Valenzuela
(@yovaro)

30 de August, 2010 

Decepcionada de mi propio género una vez más; sin sorprenderme, con desdén e insidia la directora del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal, Lic. Martha Lucía Mícher comparó el concurso Miss Universo con una "exhibición de reses"; "México no necesita una Miss universo, necesita empleos", comentario de una mujer X.


La opción de un rostro bello con veinte años es ser reconocido y admirado, se fragua y motiva espontáneamente desde la infancia en el núcleo familiar, amistades y socialmente, la personalidad como el entorno definirán: carácter, seguridad, gracia, elegancia, la intención al participar en un certamen de belleza resaltando la comparación implícita, pudiese no ser lo inminente, los motivos pueden ser personalísimos y profundos, en sentido opuesto a la vanidad, presunción y frivolidad del físico, una timidez oculta en la máscara de la superficialidad, manifestando valor y decisión para vencer la vulnerabilidad, un reto personal con motivos de oprimir lo endeble del ser, una vida con sentimientos, soledad, miedos y sueños, de ninguna manera la dureza de una crítica se acercará jamás a los pensamientos del silencio de un rostro bello, destaque o no el universo.


Los veinte años es la edad propia de la arrogancia, excentricidad, desafío, rebeldía, experimento, equivocación, es extender las alas y aprender a utilizarlas, descubriendo la altitud conveniente, con los años llegará la sabiduría para comprender que unas veces se vuela alto y otras planeas bajo.


El perfil bonito no tiene límites de tiempo y edad, sin sospechar que nunca se estará más cerca del verdadero ejercicio de la inteligencia, sensatez para comprender que la exposición de la belleza, genera todo tipo de sentimientos desfasados en la exageración, ataques, cuestionamientos, acusaciones y exigencias, la saña es una daga constante sin "porque" en todo tiempo, despertando polémica en su caminar: los aciertos provocarán silencios e indiferencia, sus tropiezos alegría de aquellas personas de rostros cincelados con envidia, frustración y amargura, dependientes del doble yo del maquillaje.


Las personas que jamás carecieron de la calidez de un abrazo y la sensación pasajera de los elogios que no tienen olvido, comprenderán el alma de una mujer agraciada, los años enseñan que más allá de un privilegio es una guerra, para sobrevivirla es necesario el paso firme y un espejo.


Las feas fanfarronean sus anhelos y carencias en otra perspectiva de vida, ser fea es morir sin conocer el dulce sabor de nacer y crecer como muñeca, la edad es relativa y contrariamente a las generalizadas opiniones, la belleza no decrece, se va la lozanía, la inexperiencia y la oportunidad de cometer errores con la disculpa anticipada de la juventud, un rostro bello camina proyectando satisfacción y disfrute en cada etapa de la vida, alimentando el intelecto que dará armonía y serenidad para enfrentar la vida que factura con enseñanza y dolor.


Las dueñas de rostros bellos no pierden el tiempo envidiando, la vida las reconoció desde antes de nacer, las petulancias y desplantes defienden un corazón grande y bondadoso que se ocupará de los temas y vicios que agreden a la sociedad, seguramente el tiempo las hará expertas en los problemas culturales, políticos, económicos, sensibles y respetuosas, cuando tengan la edad de las cincuentonas que ahora intentan destrozar el ego de la Miss Universo Mexicana 2010.



P.D. La corona del certamen Miss Universo es título de belleza y logro personal, sin obligación, responsabilidad ò propósito de solucionar los problemas de un País, aunque pueda influir y ayudar con su gestión en algunos temas.