Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

jueves, 2 de septiembre de 2010

Mèxico en la piel

"Pueblo" como el protagonista esencial de la Revolución, Nacionalismo Revolucionario, Proyectos de Nación, Pueblo Mexicano y en versión moderna: México en la piel.



El cardenismo logró convertir su fuerza social, fincada esencialmente en comunidades agrarias ancestrales, alentando el crecimiento económico y la distribución de la riqueza, la restitución de la tierra y la movilidad social; conjugó las pretensiones de una sociedad que quería ser moderna e igualitaria, con las necesidades de una sociedad que seguía siendo agraria y patrimonial.


Porfiriato, convirtió el Nacionalismo Revolucionario en el discurso cultural de una élite en el poder que poco se identificaba con los planteamientos revolucionarios, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles con Don José Vasconcelos, incorporó el Nacionalismo como elemento central, recurrente en los programas educativos pos Revolucionario.


El pueblo se concibió como el territorio de los humildes, de los pobres, de las mayorías, identificado mas a los espacios rurales que a los urbanos, fuesen campesinos o proletarios, indígenas o mestizos los integrantes de ese "pueblo mexicano" ocuparon un espacio predilecto en las expresiones políticas.


En los ámbitos intelectuales como en los artísticos, elitistas, en los comunes y corrientes, esa concepción tan amplia de lo popular tuvo infinidad de variantes, desde los discursos académicos hasta las tiras cómicas, desde las carpas o los teatros de revista hasta los recintos parlamentarios, ese "pueblo mexicano" fue un tema sumamente recurrente posicionándose en el tiempo, con relevancia y vigencia permanente.


Para conmemorar los 200 años de la Independencia y 100 años de la Revolución Mexicana, hemos evocado y revivido la historia, sus ideologías, causas y la visión de los personajes que la representaron, en retrospectiva podemos advertir las coincidencias con la realidad, pueblo y nacionalismo viviendo y conviviendo cada día una intensa revolución en cada mente, en cada persona, en cada necesidad, en cada uno de los Estados del País.


México en la piel, es la decisión de permanecer en la búsqueda constante de solución de problemas, formar parte del debate, de las ideas, concretar el discurso con los hechos, unificar criterios y esfuerzos para construir el México del que nadie se vaya, realizar el sueño de Nación que todos merecemos porque Nacionalismo no es historia es presente.