Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

martes, 28 de septiembre de 2010

Cultura Japonesa

En las relaciones personales de los japoneses está presente la confianza con la otra parte, confianza y entendimiento es la base de toda buena relación, incluso en el trabajo se observa este comportamiento, los trabajadores están prácticamente obligados a hacerse amigos, por ello es muy normal quedar después de la jornada laboral para ir al karaoke o tomar unas copas varias veces a la semana, con sus clientes y proveedores se espera este tipo de comportamiento de socialización.


Los Japoneses tienen una sonrisa permanente en su rostro, no es hipocresía, la educación les enseña desde pequeños, utilizándose en cualquier ocasión, cuando se habla con una amigo o enemigo, jefe o compañero, en la calle ò tienda.

El rostro agradable de una persona es con una sonrisa, una sociedad grupal se intenta no destacar (no conflictuarse por reflectores), todo funcione bien y armónicamente, una regla para los Japoneses es poner tu cara más agradable en todas las ocasiones, a todas las personas, "regla de vida", un deber social, aplicándola en situaciones traumáticas. "El clavo que sobresale, recibe un martillazo"

La sonrisa no es muestra de resignación, tampoco debilidad de carácter, es una forma elaborada de comportamiento y etiqueta, expresión del lenguaje basado en el silencio al que son tan aficionados los japoneses.

En oposición a los Occidentales que expresamos nuestra opinión de una forma abierta, siempre intentando imponernos al interlocutor, los Japoneses tienden a hablar y actuar sólo después de haberlo meditado y pensado mucho, mostrando siempre la debida consideración a los sentimientos y punto de vista de la otra persona.

Buena o mala los japoneses tienen la costumbre, nunca dar un sí o no, algunas veces hay que intuirlo por la entonación y gestos que dan en la respuesta, consiguen evitar la fricción que ocurre en la vida diaria y la socialización, los pilares de su cultura no se deterioran por el roce diario, esperando estas "peculiares actitudes" en su interlocutor, se explica debido a la homogeneidad que existe en todo Japón y al largo periodo de aislamiento del resto del mundo.

La socialización después del trabajo unido a una larga jornada laboral, es uno de los grandes problemas de la familia Japonesa, razón de tener la menor tasa de natalidad del mundo (menor incluso que la Española). El padre, que suele ser el único que trabaja, sale de su casa antes de que se despierten sus hijos y vuelve una vez que ya se han acostado.

El incremento de horas fuera de casa tiene el lado positivo, incremento de comercio y negocio para las empresas, como facilidad de resolver problemas cuando se suscitan sin tener que llegar a los tribunales, otra razón deriva del sentimiento generalizado del trabajo y empresa están por encima de las consideraciones personales, en un momento puntual una empresa u organización necesita acciones urgentes, los miembros de la empresa se quedan a ayudar y para solucionarlo lo antes posible.

En otras partes del mundo un reluciente teléfono celular olvidado en el asiento trasero de un taxi, un paraguas anónimo apoyado contra la puerta de un subterráneo, un fajo de billetes que se le cayó a alguien en la vereda podrían ser dados por perdidos para siempre por sus respectivos dueños, en Tokio, ciudad en la que viven 41 millones de personas, incluidos los habitantes del área metropolitana, los objetos extraviados son entregados en el llamado Centro de Objetos Perdidos o en el Departamento de Objetos Encontrados de la Policía Metropolitana, depósito de cuatro pisos, cientos de miles de objetos perdidos son minuciosamente catalogados según la fecha y lugar en el que fueron hallados, información es ingresada en una base de datos, en todo Japón existen centros más pequeños de objetos extraviados y encontrados. "Si no es tuyo, debe ser de alguien"

Sistema de 1300 años de antigüedad que durante mucho tiempo precedió la unificación japonesa como nación y su urbanización, el sistema sobrevivió una recesión económica que provocó una proliferación general de delitos. "Si no es correcto, no lo hagas. Si no es verdad, no lo digas".

LAS GUERRAS LAS HACEN LOS GOBIERNOS...NO EL PUEBLO, estigmatizados con la experiencia, es una sociedad que exige mucho a cada individuo: estudio, excelencia, unidad, honestidad, disciplina.

La situación geográfica en el universo y sus rasgo característico definen identidad en el individuo, la cultura lo identifica, la personalidad es trabajo constante del día a día desarrollando hábitos y disciplina.

No ventilar quejas, miseria más allá de lo conveniente, porque las penas nadie las compra. La imagen del País donde vivimos es nuestra responsabilidad, la decisión y actitud como ciudadanos, generar cambios y hacer que las cosas sucedan.



"Si quieres conocer el pasado mira el presente es el resultado; si quieres conocer el futuro, observa el presente que es su causa"