Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

lunes, 29 de agosto de 2011

Carmen Serdán Alatriste (Audio)

Comunicasi ON.com
http://www.youtube.com/watch?v=GzpmoPZmS1s  (Primera parte)

http://www.youtube.com/watch?v=SSJ4g2sYFBY
(Segunda parte)


SDPnoticias.com

Mujer Revolucionaria.
Maderista

Personaje femenino representativo de la Revolución Mexicana que abrazó fervorosamente las ideas y causa anti-reeleccionista de Francisco I. Madero contra la dictadura Porfirista.

Carmen Serdàn Alatriste  (1879 – 1948),  nació  en la ciudad de Puebla,  hija del matrimonio: Manuel Serdán y Carmen Alatriste, nieta del general liberal Miguel Cástulo Alatriste, hermana mayor de Aquiles, Natalia y Máximo. La familia SERDAN se le considera iniciadores de la Revolución.
Realizó sus estudios en el Colegio Teresiano.
Carmen hizo su compromiso de vida abrazando las ideas Revolucionarias y no se casó.

En sus actividades clandestinas asumió el seudónimo de “Marcos Serratos” y su compromiso con la causa en el ocaso de la dictadura fue muy arriesgado.

1.- Pegar propaganda Revolucionaria 
2.- Repartía pólvora y dinamita entre los inconformes.
3.-Elaboraba bombas.
4.- Hacía transacciones para  compra  rifles y pistolas para proveer de armas a las fuerzas revolucionarias.

En octubre de 1910, Carmen viajó a San Antonio, Texas, para entrevistarse con Madero y llevar fondos a su hermano Aquiles.

Los hermanos Serdán recibieron la instrucción de iniciar la Revolución en el estado de Puebla el 20 de noviembre de ese año.
Poco después, Francisco I. Madero proclamó “El Plan de San Luis” para llamar al pueblo de México a sumarse al movimiento Revolucionario y los hermanos Serdán regresaron al país para continuar con sus actividades proselitistas en contra del gobierno.

En la casa, ubicada en la calle de Santa Clara en la ciudad de Puebla, fue atacada el 18 de noviembre de 1910 por el ejército y la policía.
Fusil en mano Carmen salió al balcón para incitar al pueblo a unirse a la lucha revolucionaria y convocaba con el lema:  “Viva la no reelección”.

En éste acto  salió herida   al subir a la azotea para proveer de parque a los revolucionarios, operativo militar dònde su hermano Aquiles murió cuando un soldado entró a la casa descubriendo que Aquiles se había escondido en el sótano, pero tras varias horas de encierro un acceso de tos lo delato y fue asesinado.

Carmen junto a su madre y la esposa viuda de Aquiles fueron conducidas a la cárcel de La Merced.
Tiempo después las enviaron al hospital municipal de San Pedro, durante la etapa constitucionalista.

Carmen sin desanimarse continuó la lucha, después del golpe de Estado de Victoriano Huerta, participó en la Junta Revolucionaria en Puebla y sostuvo una entrevista con Venustiano Carranza.Y  nuevamente...

1.- Distribuyó armas,
2.- Fue correo a favor del movimiento e
3.- Imprimió proclamas

Posteriormente se incorporó como enfermera en los hospitales de las fuerzas combatientes.

Al triunfo del constitucionalismo, Carmen Serdán se retiró a la vida privada; murió en Puebla, el 21 de agosto de 1948, a la edad de 73 años.

En todos los pueblos, ciudades o países, siempre hay y habrá gente que hace la historia,  que colabora más que otros al crecimiento y bienestar de la población. A través de años, décadas, siglos, incluso milenios, se mantienen en la memoria de quienes habitan ese lugar y son reconocidos.

Personas que toman la historia las doctrina y los orígenes de todo movimiento como un referente  solamente, viviendo con la firme convicción de escribir su propia historia, sus propias tesis y doctrinas de acuerdo a su experiencia, ideales, sueños, desarrollando sus propias filosofías, haciendo camino a pesar de: críticas, dificultades, golpes, pérdidas, tristezas sin pretextos ni excusas siempre buscando que su epitafio diga algo más que un: “QUE EN PAZ  DESCANSE”

Por el contrario,  ser recordadas y no perderse en la historia que a veces olvida y no te cumple el ansia de todo ser humano.

P.D “Vivir con la esperanza de llegar a ser un recuerdo”. Antonio Porchia