Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

sábado, 2 de octubre de 2010

La torpeza del macho

Machismo: vicio en una relación con actitud prepotente que manifiesta y/o ejerce cualquiera de las partes. Socialmente generalizada en la cultura mexicana: varón que pretende humillar, menospreciar a la mujer, negándole todo mérito respecto de sus menesteres y maneras de proceder.


Me parece que el machismo, es una denigración del verdadero varón, en la manera de comportarse es posible identificarlos.

Los machos exigen perfección en las situaciones y actitudes, el verdadero varón con inteligencia, madurez enmarca las circunstancias, tornándolas a su favor.

El macho se queja y critica, el varón observa, aportando lo necesario para modificar lo que le disgusta ò considera está mal.


El macho grita se le tome en cuenta, evidenciando su latente inseguridad, el varón se manifiesta con  seguridad.


El macho vocifera improperios, frases altisonantes y ofensas burlándose de los tropiezos de los demás, un varón reprende con dulzura y enseña con cariño, sumándose en la construcción de soluciones.


El macho pretende arreglar sus errores y faltas de respeto con flores y serenatas, el varón se comporta como caballero atento diariamente, intentando que los errores nunca se hagan presentes.

El macho huye y evade la realidad ante los problemas, el verdadero varón enfrenta y se responsabiliza, comunicándose, exponiendo motivos ò argumentos que eviten reincidir.

El macho cuando tiene que reconocer su mal proceder agrede violentamente justificando defectos propios con los ajenos, culpando para excusarse, el varón acepta con humildad, procurando actuar en consecuencia para enmendarse libremente.

El macho exige en su grito de todos los días, amor, cariño y respeto, un varón autentico demuestra sus afectos sin esperar nada a cambio, así diariamente cosecha a manos llenas lo que sembró con esmero.

La torpe conciencia de macho le dicta que una mujer es frágil como una flor y la deshoja con heridas, insultos y violencia física para sentirse hombre fuerte.

El corazón sensible del verdadero varón trata a la mujer como la más tierna rosa para fortalecerse con la sublime fragancia de amor y comprensión de la mujer que eligió para recorrer el camino de la vida, unidos en la complicidad, misterio y amistad eterna, de dos miradas que decidieron vivir en la coincidencia.



"Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación" Proverbio Árabe