Seguidores

Suscripciòn

EDITORIALES

Anudar el hallazgo


La historia del día en la palabra de hoy:


La palabra de ayer, la perdida, la del miedo, la excusa
La del mañana, con incógnita, magia e incertidumbre
Y una sola palabra con intensidad, anudar y vivir el hoy.


Siempre ahora.








(Iniciamos 366 historias)
08 de enero 2015

jueves, 13 de octubre de 2011

Obsesionados por las conexiones


SDPnoticias.com



YOLANDA VALENZUELA
@yovaro
2011-10-13




Escuché en un medio de comunicación que debido a las fallas técnicas en la comunicación instantánea de los usuarios  de Blackberry… ”Hay familias que se reencontraron”, el comentario con humor y sarcasmo se entiende, principalmente si señalamos y recordamos lo que han  significado los aparatos inteligentes  en nuestra vida:


En 1997 escribí que estábamos perdiendo los detalles que impregnan  personalidad y buen detalle como  la oportunidad de escribir a puño y letra: una carta, felicitación o mensaje por que las computadoras y correos electrónicos se volvían parte esencial de nuestra vida, no imaginé que también podríamos olvidar la manera de comunicarnos  cara a cara  con las personas presentes y extrañar  ausencias  sin rostros, lo que demuestra   que las palabras hacen sentir, lo que  el físico en  algunas ocasiones no es capaz de impedir que la imaginación se pierda en la añoranza.


El adelanto y evolución en el mundo de la tecnología   permite gozar de una vida social virtual y constantemente se le culpa de provocar problemas en las relaciones físicas  cercanas, en lo cual difiero, simplemente  brinda la oportunidad de identificarse al encontrar  o conocer modos de vivir, aprender, compartir, respetar,  pluralidad y en la diversidad  comparar;  costumbre buena o mala que permite instalar la duda y en ella descubrir sensaciones agradables que  motivan e incitan a la imaginación,  puede iniciar  por la necesidad de buscar información, compaginar la vida laboral y la constancia llevar sin advertirlo a disfrutar  la dependencia de las conexiones.


No es la vida virtual lo que causa el conflicto en ciertas ocasiones a las parejas como se señala, es el uso que  se hace de ella,  ventilando las carencias existentes sin reconocer, el desconcierto radica  en  irritación, ira y frustración a quien se da cuenta que no es capaz de motivar: atención, dedicación  y  ser el  dueño (a) de los pensamientos ausentes.


La convivencia continua en redes sociales y/o de información obliga a  reconocer en algunas ocasiones: el tiempo sin calidad al conformarse con lo que hay,  lo mucho que falta  en las relaciones  cercanas del mundo físico, evidencia y confronta el sueño con la realidad.


Te extraño y no te conozco, y puede suceder que estorbe quien esté sentado a  lado, no  unen los mismos temas, tampoco motiva  encontrar el momento para hablar de aquello que en una red se es  capaz de compartir: Hablar sola pero con compañía.


Pensar que las personas que utilizan las redes son más virtuosas es un error, lo que sí me parece muy real,  la convivencia es difícil y  desgasta las  relaciones físicas: familiares, amistosas y de pareja.


La principal característica  en la vida virtual es  la  oportunidad de practicar la prudencia cuando haces amistad, los complejos y defectos no alcanzan a compartirse con los amigos virtuales por la sencilla razón que se dedica y comparte lo mejor de tiempos cortos, el anonimato y la distancia favorece la alternativa   de mantenerlo al  desaparecer, caerse, ausentarse o guardar silencio cuando las molestias  alcanzan.


La imprudencia  caracteriza la convivencia en el mundo real,  causante de falta de tacto y desconfianzas el mayor trastorno que suele  provocar  alejamiento en la convivencia diaria,   influye en la decisión de irrumpir el espacio vital personal, traspasando los límites del respeto en los personalísimos y hurgar en los aparatos inteligentes tratando de encontrar en ellos la habilidad que se perdió o nunca se tuvo para provocar charla inteligente, confidencias, amistad, sueños, suspiros  y medias sonrisas.





P.D.   Somos sujetos obsesionados por las conexiones y temerosos de las ataduras. El País